“CUANDO UN HOMBRE O MUJER PLANTA ARBOLES A CUYA SOMBRA SABE QUE NUNCA HABRA DE SENTARSE, HA COMENZADO A ENTENDER EL SENTIDO DE LA VIDA”.































miércoles, 1 de agosto de 2012

LA PAPAYA, SUS PROPIEDADES Y BENEFICIOS







Entera o en jugo, la papaya posee propiedades curativas efectivas y es un alimento rico en vitaminas que resulta muy beneficioso en los siguientes casos:

• Agiliza cicatrizaciones internas y externas
 • Mejora el ritmo cardiaco
• Digiere las proteínas muertas, consiguiendo que no influyan en el funcionamiento de las demás
• Reduce la inflamación intestinal
• Ayuda a conservar la piel sana
• Defiende al organismo ante alergias e infecciones
• Actúa como un laxante suave y combate el estreñimiento
• Favorece el buen funcionamiento del hígado y el páncreas
• La papaya está cargada de nutrientes, incluyendo vitamina A, vitamina C, complejo B, aminoácidos, calcio y Hierro.
• Media papaya contiene el 150% de nuestras necesidades diarias de Vitamina C.
• Media papaya contiene cuatro veces el Calcio y 11 veces la cantidad de vitamina C que el que ofrece una manzana, con solamente un tercio de las calorías.
• Media papaya tiene más vitamina C y Potasio que una naranja entera.
• Una papaya entera contiene solamente la mitad de calorías que un banano.
• La papaya es rica en vitamina A, la cual no es común en las frutas.
• Una papaya proporciona el 10 por ciento de las necesidades diarias de fibra y 10 por ciento del ácido fólico que nuestros cuerpos necesitan para mantener una buena salud.
• Las papayas contienen la súper enzima papaína, una ayuda digestiva muy efectiva que ayuda a digerir proteínas. Debido a estas propiedades digestivas, la papaya ha sido usada como alivio contra la indigestión.
• El té hecho a base de las hojas verdes del árbol de la papaya, ofrece alivio instantáneo a los problemas digestivos.

Papaya: la fruta de la buena salud

Buena para el corazón y el estómago
Los orígenes de la papaya son muy antiguos. Colón descubrió los amplios beneficios de esta fruta tropical comiéndola después de un suculento banquete preparado por los indígenas. La papaya se encargó de resolver los problemas de indigestión del navegante y su tripulación.

Son tales sus beneficios sobre el organismo que los nativos de Costa Rica y México lo conocen como el árbol de la buena salud; los cubanos la denominaron fruta bomba, pero su nombre científico es Caraica Papaya (nombre en latín).

Cualquiera que sea su nombre, lo importante es que esta fruta además de facilitar la digestión, calma el dolor e inflamación del estómago, la diarrea, el estreñimiento, y elimina los parásitos que se instalan en el intestino. Su consumo está recomendado tanto para hipertensos como para quienes padecen anemia o reuma y enfermos de vesícula.

La papaya es uno de los alimentos más nutritivos del mundo. Es baja en calorías y cargada con nutrientes, especialmente vitamina C. Debido a sus propiedades naturales como agente digestivo, las papayas han sido usadas en áreas tropicales como cura para problemas digestivos. Gracias a su alto contenido en Vitamina C, la papaya es una fruta que refuerza la inmunidad frente a los virus y bacterias, aumentando su presencia en la dieta.

Las investigaciones demuestran que el consumo de vitamina C, no sólo contribuye a reducir los síntomas de los resfriados y su duración, sino que además ayuda a prevenirlo. Si el consumo de esta sustancia es aconsejable todo el año, no hay que descuidarlo en la temporada fría, cuando incluso conviene reforzarlo.

De la papaya se extrae la papaína, una enzima poderosa a la que debe sus virtudes para facilitar la digestión y que resulta idónea para suavizar la carne y limpiar las heridas infectadas. Esta sustancia se caracteriza también por un efecto laxante y se encuentra tanto en las hojas de la planta, como en el fruto verde y, sobre todo, en las semillas; especialmente, cuando están maduras.

Cuando las semillas están frescas, contienen también un compuesto llamado carpasemina, que tiene una acción destructiva sobre distintos parásitos. Gracias a su peculiar sabor, esta sustancia es muy apreciada en gastronomía; la papaya también se puede combinar con frutas o carnes y es especialmente requerida para la elaboración de cremas, mousses y jugos. La Papaína es también usada comúnmente en cremas faciales por su efectividad como limpiador de piel, suavizador y humectante, y es también usada en los trópicos para el tratamiento de eczema, parásitos intestinales, úlceras y otras enfermedades.

La súper enzima Papaína es un agente digestivo bastante efectivo debido a su capacidad de disolver las proteínas. Conocidas las múltiples propiedades de la papaya, es necesario estar al tanto sobre cómo sacarles el máximo partido. Debemos considerar que lo mejor siempre es tomar las frutas tal y como las proporciona la naturaleza, no obstante, en el caso de buscar una acción antiinflamatoria, puede ser interesante tomar preparados con una cantidad mayor de papaína.

Lo que sí se debe tener en cuenta es que no conviene excederse en el pelado, ya que la parte más externa, la que está justo debajo de la piel, es la que concentra mayor cantidad de vitaminas. En jugo, la papaya conserva también la mayoría de sus propiedades, aunque pierde gran parte de la fibra. La papaya, una fruta de controvertida procedencia, pues unos autores la consideran originaria de México y otros de los Andes peruanos, se cultiva hoy en día en todos los países tropicales.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada