“CUANDO UN HOMBRE O MUJER PLANTA ARBOLES A CUYA SOMBRA SABE QUE NUNCA HABRA DE SENTARSE, HA COMENZADO A ENTENDER EL SENTIDO DE LA VIDA”.































miércoles, 1 de mayo de 2013

SANANDO RELACIONES CON REIKI



Reiki es una herramienta efectiva que nos ayuda a crear y nutrir con éxito las relaciones en nuestra vida. El primer paso es reconocer que cada relación es una creación viva. Es una especie de rayo de energía entre la gente. Una vez que reconoces la relación como una forma de vida, se hace más fácil enviar tus pensamientos y emociones y ser capaz de servir como un canal de energía sanadora dirigida a la relación.
Cuando hay un desbalance en una relación, su origen se encuentra frecuentemente en asuntos de poder o poder y miedo. El primer paso para sanar la relación con Reiki es identificar las áreas de debilidad o desbalance. Necesitas enfocarte en la identificación de esas áreas. A menudo es de ayuda seleccionar un objeto que puede representar la relación físicamente. Artículos como pinturas, cristales o regalos que se han entregado uno al otro en reuniones, fiestas, etc. puede ser de mucha utilidad.
El propósito de seleccionar un objeto es enfocar más claramente la energía sanadora cuando estás trabajando en la relación, y para darle un punto de referencia cuando sientas la presencia del conflicto. Por ejemplo, puedes seleccionar un cuarzo para representar la relación con tu familia, con tus padres, o un cristal doble para representar una relación de pareja. Al seleccionar el objeto que vas a usar en tu trabajo de meditación y sanación, puedes traer la energía hacia tí a través de la visualización, simplemente pensando en el objeto seleccionado.

Para determinar los puntos que necesitas trabajar para sanar esa relación, selecciona el objeto que representa la relación. Colócalo en un lugar especial, un altar, una mesa, donde puedas retirar otros objetos para que la energía no se diperse. Si lo quieres llevar contigo, guárdalo en una bolsita, o quizás en tu bufanda. Consigue un lugar donde puedas estar tranquilo, sin ser molestado por persona, teléfono, etc. Siéntate o párate frente al objeto y crea una oración, una intención algo como:

“Padre, Espíritu Infinito, Dios Madre- Padre, solicito la presencia de Ángeles y Arcángeles de Sanación, mis guías de Reiki, y solicito que todas estas energías se unan conmigo en este momento para la sanación de la relación de… (todos los nombres involucrados) , pido ser guíado para determinar el desbalance en esta relación y cuales son las lecciones que necesito tener claras para que todo lo que esté relacionado crezca en Amor Divino. Gracias por su guía. Amén”

Después dibuja todos los símbolos de Reiki sobre el objeto e invoca el nombre sagrado de cada símbolo tres veces a medida que los dibujas. (Si eres practicante de Reiki I puedes hacerlo sin los símbolos). Después dibuja los símbolos en los chakras de tus manos, corona, tercer ojo, garganta y corazón. Después de completar este proceso pídele a la energía Reiki que fluya libre y abundantemente a través de tí con el propósito de aclarar y sanar esta relación. Deja que la energía fluya todo el tiempo, mientras la sientes. La primera vez que le das fuerza al objeto hazlo por 30 minutos. Luego puedes hacerlo incluso 5 minutos, pero es mejor hacerlo 15 minutos.
Cuando sientas que el proceso ha concluído, séllalo con Amor Divino y Sanación. Es importante saber que la sanación se ha realizado con la presencia de guías y fuerzas espirituales, entonces les damos las gracias y le enviamos Reiki a ellos. Esto se hace para balancear las energías tuyas y la de tus guías, y para crear el conocimiento completo en tu ser espiritual, emocional, mental y físico de que tu oración ha sido escuchada y que se ha realizado el proceso de sanación. Estas señales harán que tu ser mental y emocional estén alerta para que cuando se presente el evento de la relación en algún nivel de conciencia, sepan que se les ha ofrecido una oportunidad para ser sanado. Cuando se presente cada situación pregúntale por que se te presenta, cuál es el origen de tu incomodidad, y como puedes percibirlo en una forma positiva.
Se te presentarán las respuestas de muchas maneras, mantente alerta. Dios nos habla de muchas formas.
Muchas veces los problemas en las relaciones se deben a la forma en que nosotros los vemos.
Cada uno de nosotros tiene su propia Perspectiva de la Realidad, basado en nuestras experiencias. Cuando damos un paso hacia la Perspectiva de la Realidad del otro, y vemos la situación a través de sus ojos, basado en el conocimiento de sus experiencias, es mucho más fácil entendernos unos y otros. Cuando comprendemos algo, ya no le tememos, y nuestra relación está sanada.
Recuerde, Reiki siempre produce resultados en algún nivel, y no hay oración que quede sin respuesta.
Deseándoles mucha paz y felicidad en sus relaciones.

En la Luz del Creador, solo vemos Amor.

Fuente:  Laura Ellen Gifford
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada